Habitantes de Puná cuentan con agua potable

Tanya Delgado contó que antes de que la planta ósmosis inversa beneficie a los habitantes de su parroquia, el agua de pozo era la opción, pero esa agua era de mala calidad y salobre. Incluso hasta para lavar la ropa y mezclarlo con detergente, por el mal estado del agua, ni espuma salía.

Similar caso pasó con Virgílio Morán. Para que este puneño pudiera tener agua que sólo le servía para bañarse, tenía que ir al pozo porque muchas veces el dinero no alcanzaba para adquirirlas en pomas. “Antes éramos olvidados por las autoridades”.

La isla Puná es una parroquia rural de Guayaquil que cuenta con 18.000 habitantes, divididos en su cabecera parroquial y el Golfo de Guayaquil. Y ahora contará con líquido puro, ya que la planta ósmosis inversa posee una tecnología purificadora que utiliza una membrana semipermeable para eliminar iones, moléculas y partículas más grandes en el agua potable.

De igual manera, la planta tiene un avanzado grado de filtración que permite higienizar el agua sin añadirle ninguna sustancia química. Su mecanismo es seguro y probado para garantizar que el líquido esté limpio y de manera escalable.

Con una inversión de $4’729.621,00  la empresa Veolia-Interagua y Emapag, en convenio con la Muy Ilustre Municipalidad de Guayaquil, han hecho realidad lo que hasta hace poco tiempo era difícil de creer para un puneño.

Hasta el momento serán beneficiados 5.408 habitantes aproximadamente, más la perspectiva es que la cantidad ascienda a 7.389 en el año 2033, según datos de Interagua.

Frédéric Certain, director general de Interagua, afirmó que es una decisión enorme que Puná tenga agua potable y que en los próximos dos meses no tendrá costo alguno las planillas. “Es una gran satisfacción que este sueño para ustedes sea una realidad. Hoy el agua que tienen en el grifo es agua potable”.

La alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, también expuso su gratitud hacia los habitantes puneños y manifestó el compromiso hacia ellos. “Este es un avance a la vida, al mejor porvenir de Puná; poco a poco vamos avanzando en la isla hasta convertirla en la primera isla ecológica de la ciudad.”

Para Morán esta noticia fue algo no esperaba. Él, de tez trigueña y estatura mediana, confesó no haber creído que la planta ósmosis llegó a su comuna, en la cabecera parroquial, sino es hasta ser testigo directo del hecho. Ahora dijo que podrá disfrutar de una mejor calidad de agua y que, aunque todavía el servicio no abastece a toda la parroquia rural, aseguró que la administración de la alcaldesa Viteri es excelente y que conlleva una visión completa y humanitaria hacia los sectores vulnerables.

Por otra parte, esta obra inicia su proceso de construcción en el 2018, y para su fabricación se usaron equipos de Ósmosis Inversa Sirion, filtros de carbón activado y equipos periféricos construidos en España, México y Suecia.

Voces ciudadanas:

Judith Cadena, reina de Puná:

“Es muy beneficioso para nosotros esta obra. Ahora tendremos agua potable las 24 horas del día. Agradezco a la alcaldesa Viteri por su labor.”

Orlando:

“Nosotros como pueblo hemos esperado esta obra hace años. Hoy estamos felices felices por esta noticia. Gracias a nuestra señora alcaldesa por su ayuda.”

Cindy Pincay:

“Antes el agua solamente servía para bañarse, pero ahora es diferente. Este es un evidente progreso para nuestra isla.”

 

,

About Revista Planisferio

View all posts by Revista Planisferio →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *