La fruta sudamericana que tiene propiedades para la salud

La chirimoya (Annona Cherimola Mill), pertenece a la familia de las Anonáceas, genero Annona. El chirimoyo es un árbol de porte pequeño que alcanza hasta unos 8 m de altura, con un corto tronco y una copa amplia más o menos redondeada. Cuenta con ramificaciones bajas que forman faldones, con un sistema radicular superficial y ramificado y con hojas ovales, en disposición alterna, recubiertas por el envés de una pelosidad aparente.

Sus flores aparecen solitarias o agrupadas en número de 2-3. El fruto, la chirimoya, es una baya de color verde, de pulpa blanquecina con numerosas semillas de color negro, ovoides y brillantes.

Historia de la chirimoya

Es originaria de Sudamérica, más concretamente de la zona andina limítrofe entre Ecuador (es la fruta más producida en la Isla Punà) y Perú, donde crece en altitudes comprendida entre 1400 y 2000 metros. No obstante, algunos historiadores también incluyen las zonas andinas de Chile y Colombia como lugar de origen de esta fruta.

Posteriormente, tras el descubrimiento de América, fue introducida en Oriente, vía África, por los primeros navegantes españoles. Éstos cuando la descubrieron en América la denominaron “manjar blanco”.

Aunque es propia de Sudamérica, chirimoya también se cultiva en Europa, principalmente, en la costa de Granada, en los municipios de Almuñécar, Jete, Otivar y Salobreña. Se tiene constancia de su existencia en la costa granadina hace más de 400 años, pero su cultivo propiamente dicho comenzó hacia los años 40 del pasado siglo XX.

Los principales productores son Argentina, Perú, Australia, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Israel, Sudáfrica, España y Taiwán. En la actualidad, España es el primer productor mundial de chirimoya con un 80% del total, convirtiéndose en un cultivo bastante rentable, donde toda la producción está destinada al mercado nacional, ya que es una fruta muy delicada, que presenta una escasa resistencia al transporte.

La expansión de esta fruta está muy limitada debido a un reducido número de variedades comerciales y a que la producción se concentra sólo en determinadas fechas. Otra razón de su escasa difusión se debe a sus estrictas exigencias edafoclimáticas -suelo/clima-.

Beneficios Saludables de la Chirimoya

Con cero grasas saturadas, las chirimoyas son libres de colesterol, altas en fibra, hierro, y niacina, y contienen cito toxinas poderosas que se dice que combaten el cáncer, malaria, y parásitos humanos. Son altos en vitamina C, un antioxidante natural que ayuda al cuerpo a resistir infecciones, así como una buena fuente de vitaminas B, notablemente vitamina B6 (piridoxina), que provee 20 % del valor diario recomendado.

La chirimoya provee altos niveles de potasio, que ayuda a controlar el ritmo cardiaco y la presión sanguínea. Además, contiene más minerales por peso que otras frutas más comunes, como la manzana, a causa de su contenido de cobre, magnesio, hierro y manganeso.

Ha habido discusión sobre la habilidad de la fruta de crear GABA (ácido gamma-amino butírico), un neuroquímico en el cerebro a veces conocido como “el amino ácido eufórico” por sus efectos calmantes y que alivian el dolor de cabeza. Mucha gente disfruta de esta fruta por esa razón así como por su sabor.

En el México rural, tuestan, pelan, y pulverizan un par de semillas de chirimoya y las mezclan con agua o leche para inducir el vómito. Mezclado con grasa, se dice que el polvo mata piojos, y también cura infecciones de parásitos en la piel.

 

, , ,

About Revista Planisferio

View all posts by Revista Planisferio →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *