¿Es sano ser vegano?

Existen varias razones por las cuales las personas se vuelven vegetarianas: salud, bienestar animal, convicciones religiosas, etc. A nivel mundial, el 14% de los encuestados por el grupo Nielsel en 2016 afirmaron ser vegetarianos, mientras que en América Latina se determinó un 8%.

En concreto, aunque la palabra ‘veganismo’ es de reciente creación, este régimen dietético nació en Gran Bretaña en 1944 de manos de uno de los fundadores de la Vegan Society de Inglaterra, Donald Watson. De hecho, se celebra todos los 1 de noviembre el Día Mundial del Veganismo, fecha en la que se creó la citada sociedad.

Cuando alguien se autodefine como ‘vegetariano’ habitualmente se refiere a que es ovolactovegetariano, es decir, que no consume carne ni pescado, pero sí huevos y lácteos. El veganismo va más allá.

“Un vegano es una persona que ha decidido no consumir, ni utilizar, ni explotar a los animales de forma alguna. En ningún ámbito, en ningún momento”, admite la autora de ‘Guía para el vegano imperfecto’ (Vergara), la máster en Nutrición y Salud por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Marta Martínez, en una entrevista con Infosalus; es decir, que no consume productos de origen animal.

Hay que recordar que existen diferentes tipo de vegetarianos que llevan dietas y patrones alimenticios bastantes marcados que los definen:

  1. Ser vegano (vegetariano total) implica no comen carne, pollo, pescado ni ningún producto derivado de animales, incluidos los huevos, los productos lácteos y la gelatina.
  2. Los lacto-ovo vegetarianos no comen carne, pollo o pescado, pero sí huevos y productos lácteos.–
  3. Los lacto vegetarianos no comen carne, pollo, pescado ni huevos, pero sí productos lácteos
  4. Los ovo vegetarianos: no comen carne, pollo, pescado o productos lácteos, pero sí huevos.
  5. Por último, los vegetarianos parciales evitan la carne, pero pueden comer pescado (pesco-vegetariano) o aves (pollo-vegetariano).

Al querer formar parte de esto grupos de personas, existen varias preocupaciones sobre las dietas alimenticias que se llevan a cabo, por esto, a continuación se aclaran en base a riegos y beneficios.

  • Riegos a la salud

Este tipo de alimentación puede someter a las personas a posibles deficiencias de macro y micro nutrientes como vitamina B12, ácidos grasos omega 3, hierro, calcio, vitamina D, zinc y, en menor medida, proteínas y yodo.

Sin duda, la exclusión de alimentos de origen animal debe ser compensada con el uso de suplementos (o alimentos fortificados) eficaces para cumplir una correcta base nutricional. Sin embargo, el nutriólogo clínico Isaac Kuzmar afirma que, si llevan una dieta bien combinada, «sí pueden conseguir toda la energía y los nutrientes necesarios para lograr la función apropiada del organismo».

  • Beneficios a la salud

Un artículo de la Universidad de Harvard indica que los vegetarianos tienden a consumir menos grasas saturadas y colesterol, más vitaminas C y E, fibra dietética, ácido fólico, potasio, magnesio y fitoquímicos. Como resultado de ello es probable que tengan un colesterol total y LDL (malo) más bajo, una presión arterial más baja y un índice de masa corporal (IMC) menor, lo que se asocia con longevidad y un riesgo reducido de muchas enfermedades crónica.

Además de esto, el estudio explica que alimentos vegetariano clave como las nueces contienen muchos antioxidantes, proteínas vegetales, fibra, minerales y ácidos grasos saludables que mantiene al corazón en un índice glucémico bajo.

Con esta información, los nutricionistas Juan Camilo Mesa y Nicoleth Velásquez recomiendan ahondar en las motivaciones por las cuales se quiere ser vegetariano. Estas deben ser responsables, no hacerlo por moda y siempre acompañado de un profesional para poder conducir la transición paso por paso y de manera especializada.

Fuente: El Tiempo

, , ,

About Revista Planisferio

View all posts by Revista Planisferio →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *