Las primeras imágenes del submarino San Juan a 907 metros de profundidad

Cuando los 44 tripulantes del submarino argentino Ara San Juan parecían perdidos para siempre en el Atlántico Sur, una empresa privada halló la semana pasada los restos de la nave a 907 metros de profundidad y a unos 600 kilómetros de la costa de Comodoro Rivadavia, en la Patagonia argentina. El Gobierno deberá ahora decidir si emprende el rescate, una operación costosa para la que Argentina no tiene tecnología, o deja que los cuerpos descansen en el fondo del mar.

Lo que ha quedado claro es que las familias no deben esperar un rápido rescate. “Será difícil”, advirtió el ministro de Defensa argentino, Oscar Aguad, porque no tienen los equipos para sacar a flote el submarino.

“No teníamos medios ni siquiera para bajar a las profundidades del mar. Tampoco tenemos equipamiento para extraer un buque de estas características”, dijo en una rueda de prensa este sábado en Buenos Aires. A su lado, el jefe de la Armada, José Villán, pidió “prudencia” a las familias. “Hay dos límites que exceden nuestro conocimiento. El primero es legal, porque es la Justicia la que debe determinar cuándo se pueden remover las partes del submarino.

El otro límite es práctico. Se le preguntó a la empresa [si era posible reflotar el casco] y dijo que, si bien había posibilidades, antes debíamos tener la ubicación y la masa de lo que hay que extraer. Ahora no podemos ni afirmar ni negar que pueda ser reflotado”, explicó.

El ARA San Juan se comunicó por última vez con su base de operaciones en Mar del Plata durante la mañana del 15 de noviembre del año pasado. Su capitán informó entonces de que una entrada de agua había producido un cortocircuito en uno de los bancos de baterías, lo que derivó en un principio de incendio. Pero eso fue todo. Horas después de aquella comunicación oficial, un sistema de alertas de pruebas militares detectó una explosión en el Atlántico Sur y tanto el Gobierno argentino como las familias supieron que se trataba del Ara San Juan

Según las imágenes obtenidas por el robot sumergido por la empresa Ocean Infinity -contratada por el Gobierno para realizar la búsqueda, que duró dos meses-, el área de escombros es de 80 por 100 metros.

”Esto sugiere, falta la certeza, que podría haber implosionado, colapsado muy cerca del fondo. Porque el desprendimiento de escombros es muy acotado en el área”, detalló por su parte el capitán Enrique Balbi.

En concreto, se detectó una “sección mayor”, que es el casco resistente, la parte habitable del submarino, que mide de 25 a 30 metros, y otras tres partes del buque en menores dimensiones y formas que coinciden con la sección de proa, popa y la vela.

”Todo el casco resistente, si bien está en una misma unidad, no está partido. Está en una sola pieza, pero sí deformado y abollado hacia el interior, producto de la presión externa de la columna hidroestática. Lo que hace la presión externa del mar es abollar hacia adentro el casco”, agregó Balbi.

Lugar en el que se han hallado los restos del ARA San Juan

El capitán señaló que los restos han sido hallados a 500 kilómetros de la costa, a la altura del golfo de San Jorge.

La Armada informó en la madrugada de este sábado de que, tras dos meses de rastreo en el océano, la compañía estadounidense Ocean Infinity pudo hallar el submarino.

 

, ,

About Revista Planisferio

View all posts by Revista Planisferio →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *