Comida manabita es declarada como patrimonio cultural

La gastronomía manabita es célebre por su particularidad y amplia gama de platos que son del agrado de propios y extraños. Sus referentes son productos del mar, ganado bovino, aves o cerdos a lo que se suma lo que se recolecta de las huertas de la zona rural, cuyos conocimientos se han heredado a través de generaciones, manteniendo sus características como la de prepararlos en hornos de leña y hasta ollas de barro.

Por ese motivo la Cocina Tradicional Manabita fue reconocida como Patrimonio Inmaterial del Ecuador. El Ministerio de Cultura y el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) entregaron el certificado respectivo el pasado jueves 18 de octubre de 2018 en el marco de la Sesión Solemne por los 198 años de Independencia de Portoviejo.

El INPC Zonal 4 trabajó en la investigación y realizó un inventario que recopiló 142 fichas de cocinas tradicionales de las siete parroquias rurales del cantón Portoviejo, en un proceso que contó con la participación comunitaria y el apoyo del Municipio de Portoviejo.

Según afirmó el INPC en un comunicado, la cocina manabita posee una serie de conocimientos y prácticas alimenticias tradicionales, trasmitidas de generación en generación, “que han fortalecido la identidad, el sentido de pertenencia, el tejido social, además de la subsistencia y el desarrollo de la comunidad”.

La investigación evidencia los conocimientos, técnicas y usos sociales propios de las comunidades de la parroquia Abdón Calderón en la elaboración de las morcillas y otros derivados de cerdo, destaca el Instituto.

En Crucita, por ejemplo, resalta la elaboración del viche y los conocimientos relacionados con el mar y las huertas. Mientras que en la parroquia Colón sobresale la preparación de la chicha de maíz.

La certificación patrimonial fue extendida en consideración a la riqueza de usos sociales que abarca la cocina manabita, que incluyen una serie de prácticas en el cuidado de animales, uso de huertos, pesca, fabricación de objetos y herramientas tradicionales que sirven para elaborar platos representativos de la provincia.

Reconocimiento

Pero Juan Farías, presidente de la junta parroquial de Abdón Calderón, señaló que este reconocimiento forma parte de años de esfuerzo para que la gastronomía no solo portovejense, sino la manabita tengan ese valor agregado de patrimonio.

De ahí que valora el esfuerzo por este reconocimiento hacia la morcilla –que tiene un festival con cinco ediciones– y la chicha.

Precisamente el producto derivado del maíz amarillo, es una bebida que ya no se la encuentra fácilmente, por ello sostiene Bedón, no solo se busca evidenciarla sino que al estar en riesgo se busca ejecutar mecanismos junto al Municipio de Portoviejo en construir un plan de salvaguardia.

Segundo paso

El segundo paso, indicó Esteban Delgado, coordinador de la Zona 4 del INPC, será buscar la declaratoria de la gastronomía manabita como patrimonio inmaterial del Ecuador, un proceso que se realiza en consenso con el Ministerio de Cultura y el Municipio de Portoviejo, en un proceso que duraría aproximadamente un año.

, ,

About Revista Planisferio

View all posts by Revista Planisferio →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *