La “Hora Ecuatoriana”, una problemática de tipo cultural y social

Redacción: Ricardo Flores

Por el año 2003 un estudio de la Corporación Participación Ciudadana (CPC), realizado con datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) y del Banco Central del Ecuador; aseguró que el país puede perder anualmente hasta 723’947.653,13 dólares.

Es decir, el equivalente al 3.4% del PIB por 15 minutos de atraso diario que incurra su población económicamente activa, con un sueldo promedio de 421 dólares al mes. Esta impuntualidad, conocida en nuestro país como “la hora ecuatoriana” se debe a la falta de disciplina, educación y respeto hacia los demás.

Desde ese entonces se han organizado campañas, que fueron replicados en el 2006 y el 2012 por la fundación CAJE (Centro de Apoyo Juvenil Ecuatoriano) y la Cámara de Comercio, tuvo inicialmente un gran impulso, pero con el tiempo decayó.

La docente de la Facultad de Comunicación Social, Ing. Miriam Mendoza, manifiesta que el cambio debe ser desde las nuevas generaciones para que haya un cambio de mentalidad al momento de trabajar, estudiar o realizar otra actividad.

“Organizamos hace 3 años atrás un evento cultural que se llamó “Respeto y Puntualidad”, donde mis estudiantes por medio de actividades incentivan el respeto a ese valor tan importante”, recalcó Mendoza.

Desde el año 2014, la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de Guayaquil (FACSO), realiza eventos de tipo cultural para incentivar la puntualidad en los demás estudiantes

Problema antropológico

La Psicóloga Mariuxi Cardozo, indica que este problema va más allá de que sea una costumbre en la ciudadanía ecuatoriana y lo define como un problema cultural; es decir antropológico. Recomienda que los padres de familia tienen que poner el ejemplo ante los más pequeños.

“Es raro observar este tipo de fenómeno cuando esa persona tiene un contrato laboral en alguna empresa, ya que se expone a que lo multen o algo peor lo dejen sin empleo. Sin embargo, la problemática crece en la demás población”, reconoce Cardozo.

La Real Academia Española (RAE)  la conceptualiza como falta de puntualidad que tiene una persona o cosa, algo que no solo perjudica a Ecuador sino a Latinoamérica

Como por ejemplo, el retraso memorable que hizo el entonces presidente de Perú, Ollanta Humala, quien llegó con 20 minutos de retraso al debate televisado durante la campaña presidencial porque se detuvo a comer un emparedado de pavo, según publica elmundo.es.

Diana Delonzor autora del libro “Never be late again”, dice que los impuntuales no tienen intención de molestar a las personas que los esperan, ni de llamar la atención, simplemente que son así y lo han sido durante toda su vida, según publica la versión española del New York Times en El País.

 

, , , , ,

About Revista Planisferio

View all posts by Revista Planisferio →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *