Computadora más pequeña del mundo servirá en un futuro, para investigar el cáncer y glaucoma

Nota: Ricardo Flores M

El desarrollo de la tecnología ha permitido que en los últimos años reducir el tamaño de sus componentes informáticos; de mucha importancia para el funcionamiento de los productos electrónicos. Se conoce que dentro de la historia de la ciencia, el hombre ha querido miniaturizar todo su entorno.

En el caso de los celulares, el objetivo era hacerlos cada vez más pequeños por ello muchos científicos buscaron el desafío que en su interior surjan los avances en nanotecnología para aplicarlos en el mundo industrial, comercial y global. Ahora el Michigan Micro Mote, es un ejemplo a lo antes mencionado.

El Micro Mote es un miniordenador con solo 0,3 milímetros, es decir en tamaño se lo puede comparar a un grano de arroz. Destaca que es un prototipo muy funcional porque incorpora en su interior su propia memoria RAM y receptores inalámbricos.

Este pequeño equipo, curiosamente, tiene capacidad para transmitir y recibir datos, con lo que puede operar para ciertas actividades, aunque, extrañamente, no cuenta con un sistema de almacenamiento.

A diferencia de las computadoras tradicionales, esta pequeña maravilla se carga a través de energía solar. Es por eso, que los investigadores de la universidad de Michigan (USA) doblan esfuerzo en potenciarlos para usarlo para fines  de investigación médica en enfermedades como el cáncer y glaucoma.

En un comunicado del profesor de ingeniería eléctrica, David Blaauw, manifiesta que todavía no están seguros si debería llamarse computadora o no. “La versión anterior, medía algo más de 2×4 milímetros”.

¿Se imagina, pues, que un futuro un médico coloca un sensor así en el ojo para analizar posibles patologías? «Dado que el sensor de temperatura es pequeño y biocompatible, podemos implantarlo en un ratón; las células cancerosas crecen a su alrededor», añade Gary Luker, profesor de radiología de la universidad.

“Estamos utilizando este sensor de temperatura para investigar las variaciones en la temperatura dentro de un tumor en comparación con el tejido norma para ver si podemos aprovechar los cambios de temperatura para determinar el éxito o el fracaso de la terapia”.

, , ,

About Revista Planisferio

View all posts by Revista Planisferio →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *